viernes, 22 de abril de 2016

Reflexiones bloque 4



A lo largo de los distintos bloques de este curso hemos estudiado los componentes de los alimentos que consumimos, la necesidad de llevar una dieta equilibrada y saludable y cómo llevar todo eso a uno de los eslabones más débiles de nuestra sociedad como son los niños a través de los colegios escolares.
Pero ahora tocaba ver otro punto, hasta hace un tiempo desconocido para la alimentación: Las enfermedades provocadas por los alimentos: Intolerancias y alergias que pueden causar graves problemas de salud y que muchas veces son difíciles de reconocer.
Estas enfermedades obligan al que las sufre a realizar cambios en su alimentación y en muchas ocasiones a las personas que los rodean (mi hijo menor es intolerante a la lactosa y todos nos hemos acostumbrado a tomar leche sin lactosa en casa)
En el etiquetado de los alimentos ya estudiamos la obligatoriedad de incluir referencias a cualquier producto que pudiera causar alergia o intolerancia. Lo que he descubierto en este bloque es que esa información también es obligatoria para los establecimientos de restauración. Creo que esto acerca un poco más a la normalidad este problema.
El otro apartado del bloque me ha permitido recordar “mitos y leyendas” de los alimentos, muchos ya totalmente obsoletos (el jamón y el aceite de oliva) y otros que, a pesar de los estudios y la información que hay al respecto siguen siendo una realidad para mucha gente: La fruta engorda, el pan engorda, las vitaminas de los zumos se “evaporan” como por arte de magia,…
El problema sigue siendo la falta de un criterio común entre empresas alimentarias, administración y sanidad, por eso creo que nuestra labor como docentes en este apartado también es fundamental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario